Este año digamos NO a las dietas

Actualizado: ene 11



Quiero inaugurar el blog con esta entrada: DIGAMOS NO A LAS DIETAS e iniciaré preguntándoles lo siguiente: ¿cuántas veces se han visto al espejo y han pensado: necesito o quiero bajar de peso?


Estoy muy segura que la gran mayoría de nosotros respondemos a esta pregunta: muchas veces, incontables, más de una vez, todos los años, etc. y esto nos ha llevado a buscar distintas estrategias para lograr un único objetivo: PERDER PESO.


¿Cuáles son esas estrategias?: la más frecuente es encontrar esa "DIETA PERFECTA", que por lo general son planes de alimentación restrictivos o que retiran algún grupo de alimento. Pero la pregunta del millón es ¿funcionan?


Pues si, sí funcionan pero por lo que he visto SOLAMENTE nos dan un resultado a corto y no a largo plazo. Nuestra vida esta en constante cambio y vivimos en un mundo donde nuestras responsabilidades laborales, actividades con familia o amigos, horarios educativos, etc hacen que seguir una dieta se vuelva algo complicado, confuso e imposible.


A continuación les compartiré algunas razones por las que creo que las dietas restrictivas NO funcionan:


1. Consecuencias en nuestra salud

Muchas de las dietas restrictivas pueden causar mareos, debilidad y dificultad para concentrarnos debido al consumo deficiente de energía. Además, la falta de fibra puede causar estreñimiento.


¿Queremos sentirnos así en el día a día?, por lo menos yo no.


2. Nos limita a las actividades sociales

Quiero que cierren los ojos y se vayan a las últimas actividades que tuvieron con amigos o familia, ¿qué había de comer?: si fue en Costa Rica les aseguro que había algunas de las siguientes opciones: pan, postres, café, galletas, arroz con algo, lasaña, papas tostadas, carne asada con tortillas, etc.


¿Qué pasaría si vamos a estas actividades estando a dieta?, es posible que no podamos consumir ninguno de estos alimentos, ya que la dieta no lo permite y consumirlos podría evitar una disminución de peso o en el peor de los casos, un incremento.


3. Dietas de alto costo

Muchas de estas dietas nos exigen comprar alimentos que usualmente no adquirimos en casa, provocando costos adicionales a los que ya tenemos contemplados.


4. Traen el sentimiento de culpa / estrés

En otras palabras iniciamos una relación no sana con la comida y esto puede ocasionar un trastorno de alimentación a mediano o largo plazo.


5. Se enfocan en el resultado y no en el cambio

El objetivo de estas dietas es la pérdida de peso SOLAMENTE. Este proceso no se enfoca en el cambio de hábitos de alimentación.


6. Ignoran nuestros horarios, gustos y preferencias

Les aseguro que muy pocas de estas dietas consideran sus gustos, usualmente envían alimentos sin consultarnos si son de nuestra preferencia.


Entonces después de leer todo esto y confirmar que este tipo de dietas no se ajustan a nuestro día a día ¿por qué seguimos intentando?


Mi propuesta: ¿qué tal si este año cambiamos nuestro chip e iniciamos a educarnos nutricionalmente? ¿se apuntan conmigo?


Cambiemos nuestra mente y logremos cambiar nuestros hábitos de alimentación de forma PERMANENTE.


¡SI SE PUEDE!

0 vistas
Suscripción boletín mensual

Reciba mensualmente nuestras actualizaciones

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon

Correo: info@nutriasch.com

Teléfonos: 7102-3886

Todo el contenido que se muestra en esta página web está protegido por derechos de autor y el copyright es propiedad de NutriAsch

© 2019  by NutriAsch